Saludos a todos los amigos, familiares, lasalianos y socios de PROYDE. Bienvenidos a una nueva crónica. Nos encontramos ya en la recta final del proyecto de verano y a pesar de ello, la ilusión y las ganas de trabajar siguen muy presentes en el grupo. Nuestro ritmo de trabajo no para, aunque dependiendo de la semana, algunas de nuestras actividades, pueden cambiar.

Por ejemplo, durante esta semana, hemos acudido por las mañanas a “Tiéndeme la mano”, el proyecto que tienen los hermanos de La Salle en la zona de Rosa de América, para atender a los niños que no tienen escuela. Dicho proyecto se mantiene a través de los voluntarios y las prácticas que realizan los alumnos de magisterio del pedagógico. Como por allí van pasando muchas personas, los hermanos han escogido el material educativo de ARPA para que los niños trabajen un material de manera continuada aunque los monitores vayan cambiando. 31 julio tiendeme la mano

El Programa ARPA comprende una serie de Actividades para reforzar el Potencial de Aprendizaje, la capacidad de aprender del alumno mediante la mediación, ayuda del profesor y compañeros. Se trata de una serie de actividades presentadas en un libro que pretenden el desarrollo de todas las capacidades de los alumnos, tales como Identificar, Definir, Comparar, Diferenciar, Clasificar, Relacionar, Razonamiento analógico …

Los niños que han estado con nosotros tienen entre 1 y 14 años, así que nos dividimos por edades para trabajar mejor con ellos. Pero no todo ha sido hacer fichas, también les hemos enseñado muchas canciones y bailes con los que han disfrutado muchísimo. El último día les preparamos una gymkana con diferentes juegos y pudimos comprobar cómo a pesar de que los grupos estaban formados por niños de diferentes edades, se ayudaban unos a otros y disfrutaban juntos. Después de haber estado una semana con ellos, hemos podido sentir cuánto cariño nos han dado y que realmente son ellos los que nos han tendido la mano y nos han dejado disfrutar de su compañía y alegría, a pesar de las condiciones de vida que tienen. Nos llevamos un estupendo recuerdo de todos ellos.

 31 julio taller santa rosaPor las tardes, hemos seguido asistiendo a los talleres en las distintas zonas de Belén. Raquel y Pilar, han diseñado unos collares que han hecho las delicias de todas las madres, Delia y Chiky han realizado unos magníficos llaveros para los adolescentes y Ángel y Juanba han tenido una charla sobre ecología a los jóvenes. Mariu y Eva han recopilado una serie de fichas de refuerzo para trabajar con los niños y los han dividido en tres niveles: Los que no saben leer, nivel de lectura inicial y nivel de lectura avanzado. A pesar de que hay alumnos que tienen más de diez años, el máximo nivel al que llegan, es el que correspondería en España a 2º de Primaria (8 años) y nos hemos dado cuenta de que, cuanto mayor sea el chico/a, mayor son las dificultades académicas que presenta, ya que la mayoría de chicos van a la escuela hasta los 6 años y por tanto, a los mayores se les olvida lo que aprenden y no avanzan, sino todo lo contrario. A pesar de ello, los chicos nos reciben con muchas ganas de hacer fichas y de jugar. P8060046

El hermano Juan Bautista sigue formando a las madres que quieren bautizar a sus hijos y les está enseñando nociones muy básicas del cristianismo, como por ejemplo, quién es Dios, a través de quién lo conocemos, para qué bautizamos a nuestros hijos, cuál es el mandamiento principal, cómo se hace la señal de la cruz, etc. También han hablado del concepto de familia y ellas han explicado quiénes forman parte de su familia, dejando ver lo desestructuradas que están las familias en Belén, ya que la mayoría de madres no viven con sus parejas, algunas viven con sus hermanas y con todos sus hijos, otras con sus padres, con hermanos de otro padre, etc. A pesar de su situación y de lo jóvenes que son, no hay duda del gran amor que tienen por sus hijos y de que quieren lo mejor para ellos.  

Ángel ha estado esta semana inmerso en ayudar a la organización burocrática de la parroquia de Fátima. Su sistema de registro está en base a 2 tipos de libros: uno con el nombre de la persona, número del libro, hoja y registro donde se encontraba. El otro tipo está formado por 44 libros con los casi 9000 bautismos con todos los datos, donde buscaban a mano una persona en concreto. Lo ha simplificado todo, creándoles una base de datos, para introducir todos los registros y hacer la búsqueda en introducción directa por ordenador, pudiendo después sacarlo en excel para mandárselo al obispado, o a quien corresponda.

Pero no penséis que somos los únicos que trabajamos aquí, ya que donde vivimos, la Parroquia de Fátima parece que no descansa nunca, ya que hay actividades que van desde la mañana hasta la noche. Por ejemplo, además de las dos misas diarias, está el grupo de “La Legión de María”, formado por ocho mujeres de Belén, que voluntariamente vienen los jueves a realizar su oración. Los sábados viene otro grupo llamado “Renovación carismática” también para orar. También los sábados vienen los catequistas a preparar la catequesis del domingo y cuando es necesario, llaman a los padres para informarles sobre lo que se va a trabajar con sus hijos.

La parroquia dispone de un salón que se alquila por un precio simbólico para tener reuniones y sobre todo, es utilizado por el municipio y por el mercado para realizar reuniones informativas o talleres.

Pero su párroco, el Padre Nicolás con quien convivimos, es el que no nos deja de sorprender, ya que mantiene un ritmo de trabajo que no es propio para su edad. Además de las eucaristías y reuniones que tiene, saca tiempo para acompañarnos, para ir a velorios o a donde le llamen, sea la hora que sea. En los ratos de sobremesa, nos deleita con algunas de las muchas historias que ha vivido en la selva, en lo ríos, siempre acompañado de unos dramáticos gestos que nos hacen reír.

Esta semana hemos sacado tiempo para visitar un lugar lasaliano muy especial. Situado en una antigua comunidad de hermanos de La Salle, nos encontramos con un espacio natural, lleno de vegetación y algunos animales, donde conviven varios proyectos. Uno de ellos es un lugar de acogida para jóvenes de la selva que vienen a la ciudad a estudiar. Algunos de ellos tienen sus poblados de origen a 6 días de viaje. Ellos mismos se construyen su casa y se preocupan de su comida. Empezaron siendo unos 30 y ahora hay cerca de 80 jóvenes. Otro proyecto es una asociación que ha creado un joven indígena, Rubén, en el que a través de la construcción de una maloca (vivienda utilizada en la selva) conviven jóvenes de distintas tribus para conservar sus tradiciones. Para ello, tienen reuniones periódicas con los abuelos de las tribus, ya que son ellos los que tienen la sabiduría y si los abuelos fallecen y no comunican su saber a los jóvenes, éste se pierde. Por ello, dicha asociación está recopilando en documentos todo lo que van aprendiendo para que se mantenga en el tiempo.

A pesar de que Iquitos está rodeado de selva y conviven muchos indígenas, existe discriminación hacia ellos. Por ejemplo, Rubén, el que fundó este proyecto, nos contó que acaba de tener un hijo y le quiso poner un nombre propio de su tribu, y cundo quiso registrarlo, no le dejaron, porque no se puede traducir al castellano. Él está estudiando derecho y va a intentar que se reconozca una letra que no existe en español, pero sí en su idioma, para que así tengan la libertad de poner a sus hijos el nombre que quieran.

Al lado de la maloca tienen otro proyecto de una construcción de una casa de huéspedes para el turismo, que está realizando un grupo de voluntarios lasalianos franceses, que conocimos allí y que forma parte del Proyecto Semil.

Por último, hay otra casita de madera que se usa para hacer cursos de formación de 2 semanas. A estos cursos acuden representantes de distintas tribus y se les habla sobre política, economía, sociedad... Una vez que se acaba el curso, vuelven a sus poblados para transmitir los conocimientos aprendidos.

Y el fin de semana… en REQUENA.

Comenzamos nuestro viaje, con algo de prisa porque, aunque aquí, la puntualidad es “ahorita”, en este caso, el barco que teníamos que coger, salía puntualmente a la 13h. del viernes. Salimos con tanta prisa que el Padre Harry, vino con su moto a traernos el pan de los bocadillos que nos habíamos dejado allí. Bueno, pues así comenzamos nuestro “corto” viaje a Requena, en los “amplios” camarotes de nuestro “Transamazonico”… o lo que viene a ser, 18 horas de barco (esta vez no tenía demasiado retraso por suerte), el camarote de los hermanos Marx y la Motonave. Eso sí, todos hemos coincidido, en que navegar por 3 ríos, Itaya, Hucayali y Amazonas, viendo el atardecer todos juntos, la noche cerrada de la selva, y el precioso amanecer dentro del río, es una experiencia que la recomendamos a cualquier persona que quiera vivir algo único en la vida.

El recibimiento por parte de los Hermanos de la Salle que están en Requena, no fue bueno, sino extraordinario, porque aunque estuvimos muy poco tiempo, nos hicieron sentir como si lleváramos con ellos toda la vida.

DSCF9310.JPG

Respecto a la obra que realizan, es espectacular como solo 3 hermanos (H. Faustino, H. Pablo y H. Héctor) son capaces de llevar tantas obras a la vez. Tienen una labor Pastoral dentro de 2 parroquias del pueblo, en la que tienen en una de ellas unos 400 niños, desde 3 hasta 20 años incluyendo madres que ayudan siendo catequistas. A eso le tenemos que sumar el coro que canta en todas las Eucaristías de los Domingos, en la cual nos invitaron a participar. Otra de las obras, fue la construcción y abastecimiento eléctrico, de una fábrica de ladrillos, traída desde Burgos, que actualmente han pasado su gestión, a una cooperativa formada por los propios trabajadores de la fábrica. También participan en la labor docente, tanto del Pedagógico, para formar a futuros profesores y llevando la dirección académica, donde se han realizado varias obras de PROYDE, y en el tecnológico, donde tienen la especialidad de agropecuaria y contabilidad.

 DSCF9307

DSCF9323

Y el regreso, fue bastante más rápido, íbamos “cuesta abajo” o lo que viene a ser lo mismo, a favor de la corriente, y “solo tardamos” 13 horas, viendo de nuevo el atardecer en el rio, que era como estar dentro de uno de esos cuadros que vemos siempre de la selva.

CIMG0351

En resumen, un fin de semana en el cual, hemos navegado por el interior de la selva, hemos conocido una obra de la Salle muy interesante, e incluso nos ha dado tiempo de hacer en el mismo barco, un taller de manualidades y alguna pulsera y collar.

Como podéis comprobar, estamos aprovechando bastante bien el tiempo y estamos disfrutando de todas las actividades que realizamos.

Os mandamos muchos saludos.

Información Adicional