Cartel

 

Todos tenemos un papel crucial en la reducción de la pobreza y, por tanto, en la recuperación de la dignidad humana. La fuerza –y el éxito- está en la unión de todos y en el trabajo conjunto.

 

Deuda externa: Es necesario priorizar los derechos básicos de las personas, por delante de los supuestos derechos económicos de los paí­ses.

Acceso a la salud: Las enfermedades que no afectan a los paí­ses ricos, parece que no existen. Así­ la malaria o la tuberculosis, casi sin incidencia en los paí­ses desarrollados, son causa de millones de muertos en los paí­ses menos desarrollados.

Incorporación de las TIC: Las Nuevas Tecnologí­as de la Información y la Comunicación, son una nueva forma de profundizar el desfase en el desarrollo entre el norte y el sur.

Mercado de trabajo: Es necesario crear oportunidades para todos, ya sea en el propio paí­s como en los paí­ses desarrollados a través de la movilidad de las personas.

Educación y formación: En especial desventaja están las niñas. De la población infantil desescolarizada el 60% son niñas. La afirmación de Kofi A. Annan: “No hay ningún instrumento más eficaz para el desarrollo que la educación de las niñas”, deberí­a tomarse literalmente y aplicarla con todos sus consecuencias.

 

 

DOCUMENTACIí“N Y CARTELERíA

Información Adicional